You are here

Con el boxeo aprendí a perdonar

Categoría: Noticias Idipron

Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón.

Algo que le ocurrió le marcó su vida: “estaba sentada en un sitio y varios jóvenes la emprendieron con violencia contra mí, y eso generó el ánimo de venganza. Me vine  a vivir a Bogotá y posteriormente ingresé al programa de boxeo de la Entidad, con el fin de aprender a defenderme y para poder vengarme, pero en el transcurso del aprendizaje me di cuenta que el perdón es el camino”.

Llegó al IDIPRON porque casi cae a la vida en calle, ya que por su rebeldía decidió irse de la casa, estuvo cercana al vicio y por un consejo de su padre, también beneficiario de la entidad, quien le habló de las UPIS, y la convenció de ingresar.

“Inicialmente fui a Liberia, una unidad que no es un internado normal, sino que te enseña con el principio de la libertad y eso me gustó”

Recuerda que conoció a dos muchachos de la entidad, que les gustaba el boxeo y desde ese momento empezó a practicar ya que le decían que era muy buena para ese deporte, hasta que participó en la Copa Navidad y la ganó.

Luego de ese triunfo llegó la pandemia, un tema muy complejo que la puso a entrenar por ese sueño, pero de manera individual. 

“Quiero ser campeona mundial, me gusta el Jiujitsu, el Sumo, el Kickboxing, y ahí vamos, suave”, explica.

La idea de impulsar el boxeo entre los jóvenes de Bogotá como “gancho” para atraerlos hacia la superación personal le parece muy buena.

“El boxeo no se aprende para pelear, se aprende para cambiar la vida, así como a mí me la cambió, porque llevar un ring a donde la gente solo ve violencias sería espectacular”.

Para Stéfanny el boxeo “es una disciplina muy exigente porque conecta el cerebro con el cuerpo, porque primero es la fuerza del cuerpo, porque para pegar un puño debo pisar duro, y segundo llegan momentos en los que uno dice me acuerdo de aquella persona que me hizo daño y entonces exploto”,

Sin embargo, se toma unos segundos para reflexionar y asegura que “lo que se necesita es solo la fuerza mental”.

Tiene 18 años y quiere seguir adelante con una vida cada vez mejor. Por eso se propone estudiar todo lo que pueda en el IDIPRON. Si es el caso, toda la oferta de talleres que tiene la entidad. 

Y, con ese objetivo de vida, sabiéndose ganadora, Stefany sigue boxeando por un sueño. El sueño de llegar muy lejos en la vida, llevando las enseñanzas que atribuye al padre Nicoló, aquel sacerdote que aun después de muerto sigue salvando vidas de miles de jóvenes de la ciudad.

Siguiente Anterior
stdClass Object
(
    [vid] => 1718
    [uid] => 1
    [title] => Con el boxeo aprendí a perdonar 
    [log] => 
    [status] => 1
    [comment] => 1
    [promote] => 0
    [sticky] => 0
    [nid] => 1718
    [type] => noticias
    [language] => en
    [created] => 1602876629
    [changed] => 1630709746
    [tnid] => 0
    [translate] => 0
    [revision_timestamp] => 1630709746
    [revision_uid] => 1
    [body] => Array
        (
            [und] => Array
                (
                    [0] => Array
                        (
                            [value] => 

Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón.

Algo que le ocurrió le marcó su vida: “estaba sentada en un sitio y varios jóvenes la emprendieron con violencia contra mí, y eso generó el ánimo de venganza. Me vine  a vivir a Bogotá y posteriormente ingresé al programa de boxeo de la Entidad, con el fin de aprender a defenderme y para poder vengarme, pero en el transcurso del aprendizaje me di cuenta que el perdón es el camino”.

Llegó al IDIPRON porque casi cae a la vida en calle, ya que por su rebeldía decidió irse de la casa, estuvo cercana al vicio y por un consejo de su padre, también beneficiario de la entidad, quien le habló de las UPIS, y la convenció de ingresar.

“Inicialmente fui a Liberia, una unidad que no es un internado normal, sino que te enseña con el principio de la libertad y eso me gustó”

Recuerda que conoció a dos muchachos de la entidad, que les gustaba el boxeo y desde ese momento empezó a practicar ya que le decían que era muy buena para ese deporte, hasta que participó en la Copa Navidad y la ganó.

Luego de ese triunfo llegó la pandemia, un tema muy complejo que la puso a entrenar por ese sueño, pero de manera individual. 

“Quiero ser campeona mundial, me gusta el Jiujitsu, el Sumo, el Kickboxing, y ahí vamos, suave”, explica.

La idea de impulsar el boxeo entre los jóvenes de Bogotá como “gancho” para atraerlos hacia la superación personal le parece muy buena.

“El boxeo no se aprende para pelear, se aprende para cambiar la vida, así como a mí me la cambió, porque llevar un ring a donde la gente solo ve violencias sería espectacular”.

Para Stéfanny el boxeo “es una disciplina muy exigente porque conecta el cerebro con el cuerpo, porque primero es la fuerza del cuerpo, porque para pegar un puño debo pisar duro, y segundo llegan momentos en los que uno dice me acuerdo de aquella persona que me hizo daño y entonces exploto”,

Sin embargo, se toma unos segundos para reflexionar y asegura que “lo que se necesita es solo la fuerza mental”.

Tiene 18 años y quiere seguir adelante con una vida cada vez mejor. Por eso se propone estudiar todo lo que pueda en el IDIPRON. Si es el caso, toda la oferta de talleres que tiene la entidad. 

Y, con ese objetivo de vida, sabiéndose ganadora, Stefany sigue boxeando por un sueño. El sueño de llegar muy lejos en la vida, llevando las enseñanzas que atribuye al padre Nicoló, aquel sacerdote que aun después de muerto sigue salvando vidas de miles de jóvenes de la ciudad.

[summary] => [format] => php_code ) ) ) [field_mes] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 18 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 18 [vid] => 4 [name] => Septiembre [description] => [format] => filtered_html [weight] => 8 [vocabulary_machine_name] => mes [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) ) ) ) ) [field_dia] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 24 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 24 [vid] => 3 [name] => 3 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 3 [vocabulary_machine_name] => dia [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) ) ) ) ) [field_ano] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 152 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 152 [vid] => 5 [name] => 2021 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 0 [vocabulary_machine_name] => a_o [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [field_image] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [fid] => 2832 [uid] => 1 [filename] => banner_nota_boxeo_perdonar.jpg [uri] => public://banner_nota_boxeo_perdonar.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 214953 [status] => 1 [timestamp] => 1602876629 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 780 [height] => 374 ) ) ) [field_categoria_n] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 52 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 52 [vid] => 6 [name] => Noticias Idipron [description] => [format] => filtered_html [weight] => 0 [vocabulary_machine_name] => categor_a_noticias [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [metatags] => Array ( [en] => Array ( [description] => Array ( [value] => Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón. ) [abstract] => Array ( [value] => Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón. ) [og:description] => Array ( [value] => Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón. ) [og:image] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/banner_nota_boxeo_perdonar.jpg ) [og:image:url] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/banner_nota_boxeo_perdonar.jpg ) [og:image:secure_url] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/banner_nota_boxeo_perdonar.jpg ) [twitter:card] => Array ( [value] => summary_large_image ) [twitter:creator] => Array ( [value] => @idipronbogota ) [twitter:description] => Array ( [value] => Formada en el arte del boxeo en el IDIPRON, Stéffany Pacific, una joven beneficiaria, encontró la respuesta a la violencia: El Perdón. ) [twitter:image] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/banner_nota_boxeo_perdonar.jpg ) ) ) [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => sioc:Item [1] => foaf:Document ) [title] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:title ) ) [created] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:date [1] => dc:created ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [changed] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:modified ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [body] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => content:encoded ) ) [uid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:has_creator ) [type] => rel ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => foaf:name ) ) [comment_count] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:num_replies ) [datatype] => xsd:integer ) [last_activity] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:last_activity_date ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 0 ) [cid] => 0 [last_comment_timestamp] => 1602876629 [last_comment_name] => [last_comment_uid] => 1 [comment_count] => 0 [disqus] => Array ( [domain] => idipron [url] => https://idipron.gov.co/con-el-boxeo-aprendi-perdonar [title] => Con el boxeo aprendí a perdonar [identifier] => node/1718 [status] => 1 ) [name] => admin [picture] => 0 [data] => a:5:{s:16:"ckeditor_default";s:1:"t";s:20:"ckeditor_show_toggle";s:1:"t";s:14:"ckeditor_width";s:4:"100%";s:13:"ckeditor_lang";s:2:"en";s:18:"ckeditor_auto_lang";s:1:"t";} [entity_view_prepared] => 1 )