You are here

Campamentos “sentipensantes” en el IDIPRON: un encuentro con la confianza y el autoconocimiento

Categoría: Noticias Idipron

La construcción de confianza, los relatos de vida y la liberación de múltiples sensaciones reprimidas fueron el común denominador del cuarto campamento “sentipensante” realizado en la UPI Carmen de Apicalá.
15 chicos y chicas beneficiarios del IDIPRON pasaron de la risa, al miedo o al llanto, en actividades que buscan hacerlos reflexionar en sus caminos de vida hasta el momento y en sus expectativas futuras.

El escenario del campamento fue un espacio campestre donde, alejados de la monotonía, las calles que a diario recorren, las herramientas tecnológicas y algunas comodidades pudieron convivir en armonía aprendiendo a superar el pasado y construyendo a través de la reflexión la posibilidad de cambio y progreso. 

El recorrido por carretera desde la fría capital nos llevó durante las primeras horas de la mañana a visibilizar las montañas, los campos y los animales que alegraban a cada invitado. 
Ya en la unidad de Carmen de Apicalá, en la majestuosa casa campestre donde se les impartían las normas de convivencia a los recién llegados, se organizaron los alojamientos e iniciaron, uno a uno, los tiempos de reflexión acompañados de actividades que disfrutaron cada uno de los chicos.

La noche caía en la sede campestre del IDIPRON y en las diversas estaciones programadas dentro de la experiencia académica se empezaban a superar obstáculos. 

Con diversos grados de dificultad los beneficiarios debían escuchar, planear y liderar en equipo los movimientos que debían ejecutar para superar los variados retos.

“Renacer” fue uno de los espacios de reflexión y relajación en medio de esencias, velas y suave música que deleitaba los oídos mientras los participantes se relajaban. Así empezaron a abrir sus mentes para relatar experiencias amargas, tristes y compartir las metas que cada joven planificaba para sus vidas en medio de la alegría y las lágrimas.  

Los primeros rayos del sol iniciaron un nuevo día para agradecer y para disponer a los chicos y chicas para caminar los alrededores de la unidad, visibilizando la naturaleza, disfrutando de los sonidos de las aves y los olores del campo, en sensaciones que poco se disfrutan en las vidas rutinarias; no faltaron las carcajadas en medio de las actividades.

De nuevo en la unidad los espacios recreo-deportivos recargaron las energías de los beneficiarios quienes culminaron la última estación. 
Era época de florecer en medio de la pintura siendo ellos los modelos y artistas de cada creación artística, una inspiración que ahora debían plasmar en sus estilos de vida acompañados del IDIPRON.

Durante el regreso a casa, la sensación térmica cambió en minutos, mientras observaban el atardecer cuyo esplendor deleitaba a cada chico, en la bella región del Sumapaz en Cundinamarca. 

Por el momento 96 adolescentes y jóvenes han podido vivir esta maravillosa experiencia. El campamento más reciente les permitió a 15 jóvenes beneficiarios de la UPI Servitá, vivir de estos espacios. 

Jóvenes de Arcadia, el Conservatorio Javier de Nicoló y de territorio disfrutaron de los 5 tiempos denominados como: vital, recarga, el renacer, el florecer y el meta-relato, todos diseñados desde el área de Espiritualidad dentro del modelo pedagógico del IDIPRON, permitiéndose diferenciar las etapas que cada joven enfrenta dependiendo a sus vivencias y estilos de vida.

Siguiente Anterior
stdClass Object
(
    [vid] => 2926
    [uid] => 1
    [title] => Campamentos “sentipensantes” en el IDIPRON: un encuentro con la confianza y el autoconocimiento
    [log] => 
    [status] => 1
    [comment] => 1
    [promote] => 1
    [sticky] => 0
    [nid] => 2926
    [type] => noticias
    [language] => en
    [created] => 1653407223
    [changed] => 1653407265
    [tnid] => 0
    [translate] => 0
    [revision_timestamp] => 1653407265
    [revision_uid] => 1
    [body] => Array
        (
            [und] => Array
                (
                    [0] => Array
                        (
                            [value] => 

La construcción de confianza, los relatos de vida y la liberación de múltiples sensaciones reprimidas fueron el común denominador del cuarto campamento “sentipensante” realizado en la UPI Carmen de Apicalá.
15 chicos y chicas beneficiarios del IDIPRON pasaron de la risa, al miedo o al llanto, en actividades que buscan hacerlos reflexionar en sus caminos de vida hasta el momento y en sus expectativas futuras.

El escenario del campamento fue un espacio campestre donde, alejados de la monotonía, las calles que a diario recorren, las herramientas tecnológicas y algunas comodidades pudieron convivir en armonía aprendiendo a superar el pasado y construyendo a través de la reflexión la posibilidad de cambio y progreso. 

El recorrido por carretera desde la fría capital nos llevó durante las primeras horas de la mañana a visibilizar las montañas, los campos y los animales que alegraban a cada invitado. 
Ya en la unidad de Carmen de Apicalá, en la majestuosa casa campestre donde se les impartían las normas de convivencia a los recién llegados, se organizaron los alojamientos e iniciaron, uno a uno, los tiempos de reflexión acompañados de actividades que disfrutaron cada uno de los chicos.

La noche caía en la sede campestre del IDIPRON y en las diversas estaciones programadas dentro de la experiencia académica se empezaban a superar obstáculos. 

Con diversos grados de dificultad los beneficiarios debían escuchar, planear y liderar en equipo los movimientos que debían ejecutar para superar los variados retos.

“Renacer” fue uno de los espacios de reflexión y relajación en medio de esencias, velas y suave música que deleitaba los oídos mientras los participantes se relajaban. Así empezaron a abrir sus mentes para relatar experiencias amargas, tristes y compartir las metas que cada joven planificaba para sus vidas en medio de la alegría y las lágrimas.  

Los primeros rayos del sol iniciaron un nuevo día para agradecer y para disponer a los chicos y chicas para caminar los alrededores de la unidad, visibilizando la naturaleza, disfrutando de los sonidos de las aves y los olores del campo, en sensaciones que poco se disfrutan en las vidas rutinarias; no faltaron las carcajadas en medio de las actividades.

De nuevo en la unidad los espacios recreo-deportivos recargaron las energías de los beneficiarios quienes culminaron la última estación. 
Era época de florecer en medio de la pintura siendo ellos los modelos y artistas de cada creación artística, una inspiración que ahora debían plasmar en sus estilos de vida acompañados del IDIPRON.

Durante el regreso a casa, la sensación térmica cambió en minutos, mientras observaban el atardecer cuyo esplendor deleitaba a cada chico, en la bella región del Sumapaz en Cundinamarca. 

Por el momento 96 adolescentes y jóvenes han podido vivir esta maravillosa experiencia. El campamento más reciente les permitió a 15 jóvenes beneficiarios de la UPI Servitá, vivir de estos espacios. 

Jóvenes de Arcadia, el Conservatorio Javier de Nicoló y de territorio disfrutaron de los 5 tiempos denominados como: vital, recarga, el renacer, el florecer y el meta-relato, todos diseñados desde el área de Espiritualidad dentro del modelo pedagógico del IDIPRON, permitiéndose diferenciar las etapas que cada joven enfrenta dependiendo a sus vivencias y estilos de vida.

[summary] => [format] => full_html [safe_value] =>

La construcción de confianza, los relatos de vida y la liberación de múltiples sensaciones reprimidas fueron el común denominador del cuarto campamento “sentipensante” realizado en la UPI Carmen de Apicalá.
15 chicos y chicas beneficiarios del IDIPRON pasaron de la risa, al miedo o al llanto, en actividades que buscan hacerlos reflexionar en sus caminos de vida hasta el momento y en sus expectativas futuras.

El escenario del campamento fue un espacio campestre donde, alejados de la monotonía, las calles que a diario recorren, las herramientas tecnológicas y algunas comodidades pudieron convivir en armonía aprendiendo a superar el pasado y construyendo a través de la reflexión la posibilidad de cambio y progreso. 

El recorrido por carretera desde la fría capital nos llevó durante las primeras horas de la mañana a visibilizar las montañas, los campos y los animales que alegraban a cada invitado. 
Ya en la unidad de Carmen de Apicalá, en la majestuosa casa campestre donde se les impartían las normas de convivencia a los recién llegados, se organizaron los alojamientos e iniciaron, uno a uno, los tiempos de reflexión acompañados de actividades que disfrutaron cada uno de los chicos.

La noche caía en la sede campestre del IDIPRON y en las diversas estaciones programadas dentro de la experiencia académica se empezaban a superar obstáculos. 

Con diversos grados de dificultad los beneficiarios debían escuchar, planear y liderar en equipo los movimientos que debían ejecutar para superar los variados retos.

“Renacer” fue uno de los espacios de reflexión y relajación en medio de esencias, velas y suave música que deleitaba los oídos mientras los participantes se relajaban. Así empezaron a abrir sus mentes para relatar experiencias amargas, tristes y compartir las metas que cada joven planificaba para sus vidas en medio de la alegría y las lágrimas.  

Los primeros rayos del sol iniciaron un nuevo día para agradecer y para disponer a los chicos y chicas para caminar los alrededores de la unidad, visibilizando la naturaleza, disfrutando de los sonidos de las aves y los olores del campo, en sensaciones que poco se disfrutan en las vidas rutinarias; no faltaron las carcajadas en medio de las actividades.

De nuevo en la unidad los espacios recreo-deportivos recargaron las energías de los beneficiarios quienes culminaron la última estación. 
Era época de florecer en medio de la pintura siendo ellos los modelos y artistas de cada creación artística, una inspiración que ahora debían plasmar en sus estilos de vida acompañados del IDIPRON.

Durante el regreso a casa, la sensación térmica cambió en minutos, mientras observaban el atardecer cuyo esplendor deleitaba a cada chico, en la bella región del Sumapaz en Cundinamarca. 

Por el momento 96 adolescentes y jóvenes han podido vivir esta maravillosa experiencia. El campamento más reciente les permitió a 15 jóvenes beneficiarios de la UPI Servitá, vivir de estos espacios. 

Jóvenes de Arcadia, el Conservatorio Javier de Nicoló y de territorio disfrutaron de los 5 tiempos denominados como: vital, recarga, el renacer, el florecer y el meta-relato, todos diseñados desde el área de Espiritualidad dentro del modelo pedagógico del IDIPRON, permitiéndose diferenciar las etapas que cada joven enfrenta dependiendo a sus vivencias y estilos de vida.

[safe_summary] => ) ) ) [field_mes] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 14 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 14 [vid] => 4 [name] => Mayo [description] => [format] => filtered_html [weight] => 4 [vocabulary_machine_name] => mes [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [field_dia] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 43 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 43 [vid] => 3 [name] => 23 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 29 [vocabulary_machine_name] => dia [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) ) ) ) ) [field_ano] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 278 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 278 [vid] => 5 [name] => 2022 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 3 [vocabulary_machine_name] => a_o [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [field_image] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [fid] => 5098 [uid] => 1 [filename] => Bannernota_camapmentos.png [uri] => public://Bannernota_camapmentos.png [filemime] => image/png [filesize] => 453327 [status] => 1 [timestamp] => 1653407223 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 780 [height] => 374 ) ) ) [field_categoria_n] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 52 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 52 [vid] => 6 [name] => Noticias Idipron [description] => [format] => filtered_html [weight] => 0 [vocabulary_machine_name] => categor_a_noticias [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [field_galeria_imagen_noticias] => Array ( ) [metatags] => Array ( [en] => Array ( [og:image] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/Bannernota_camapmentos.png ) [og:image:url] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/Bannernota_camapmentos.png ) [og:image:secure_url] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/Bannernota_camapmentos.png ) [twitter:card] => Array ( [value] => summary_large_image ) [twitter:image] => Array ( [value] => https://www.idipron.gov.co/sites/default/files/Bannernota_camapmentos.png ) ) ) [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => sioc:Item [1] => foaf:Document ) [title] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:title ) ) [created] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:date [1] => dc:created ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [changed] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:modified ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [body] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => content:encoded ) ) [uid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:has_creator ) [type] => rel ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => foaf:name ) ) [comment_count] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:num_replies ) [datatype] => xsd:integer ) [last_activity] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:last_activity_date ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 0 ) [cid] => 0 [last_comment_timestamp] => 1653407223 [last_comment_name] => [last_comment_uid] => 1 [comment_count] => 0 [disqus] => Array ( [domain] => idipron [url] => https://idipron.gov.co/campamentos-sentipensantes-en-el-idipron-un-encuentro-con-la-confianza-y-el-autoconocimiento [title] => Campamentos “sentipensantes” en el IDIPRON: un encuentro con la confianza y el autoconocimiento [identifier] => node/2926 [status] => 1 ) [name] => admin [picture] => 0 [data] => a:5:{s:16:"ckeditor_default";s:1:"t";s:20:"ckeditor_show_toggle";s:1:"t";s:14:"ckeditor_width";s:4:"100%";s:13:"ckeditor_lang";s:2:"en";s:18:"ckeditor_auto_lang";s:1:"t";} [entity_view_prepared] => 1 )
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortbakırköy escortbakırköy escort